Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo.

El libro por excelencia del escritor por excelencia. Albert Espinosa. Albert. La inspiración y la grandeza de un hombre que lo ha sufrido casi todo, Albert. Él.

Mi encuentro con este grande fue cuanto menos curioso. Escuché en la radio la peculiar historia que le dio este maravilloso título, y por la forma en que lo contó, supe al instante que ese libro tenía que ser mío. La historia era, brevemente explicada, que él estaba sentado en un bar y escuchó a una pareja discutir, nada raro hoy en día. Finalmente, la mujer se levantó le miró a los ojos, le dijo esa frase tan curiosa a su compañero y acto seguido se largó. La vida tiene sorpresas maravillosas.

En dos días me lo acabé y sentí que me había cambiado. Jamás había leído nada igual. No quiero ofrecer falsas esperanzas a quien quiera leerlo por primera vez, simplemente es mi experiencia, y no es del todo precisa ya que resulta complejo expresar todo lo que me hizo vivir en tan poco tiempo.

Tiene una forma de escribir tan característica que estaría dispuesta a aceptar como verdad absoluta todo lo que él dijese. Albert me ha dado otro punto de vista que en estos tiempos no viene nada mal.

Me voy a permitir escribir un pequeño trozo de la introducción de esta obra maestra escrita por Roger Berruezo hablando de nuestro gran escritor y que se titula “El fascinante chico”:

“Tiene el don de saber cuántas caras tienes, cuántas miradas y el significado de cada una de ellas. Otro de sus dones es el de repartir humildad, felicidad, sinceridad, amor y vida a las personas que lo rodean y que él quiere.”

Es la segunda novela escrita por Albert, pero para mi fue la primera, fue con la que él se presentó ante mi y le estoy agradecida. Es el libro más especial que corona la estantería y por eso tiene que ser el primero del que me digne a hablar.

Si la analizáramos de una forma fría y distante, podríamos asegurar que se trata de una novela de ficción, pero yo jamás la catalogaría así. Hay demasiada verdad atrapada en estas páginas como para decir que nada de lo que en ellas está escrito es real.

Se nos relata una relación entre una madre y su hijo, llena de amor y de cariño que poco tiene que ver con rayos láseres. Sí, es cierto que está escrito en el futuro, ocurren cosas que jamás podrían pasar en el mundo real, pero eso es secundario. Está redactado con tanta humanidad, cariño y cercanía que lo que transmite en una felicidad relajada y duradera. La mejor de todas.

Tuve la suerte de poder hablar con él. No lo he comentado, pero el cáncer le arrebató una pierna, un pulmón y un trozo de hígado, y aún así nos recibió levantado y sonriente. Cuando por fin llegué a donde él estaba, me sugirió que nos apartásemos del resto de la gente para hablar y fue maravilloso. Después me firmó los cuatro libros que tengo en casa y ésta de aquí es la de el mejor libro del mundo.

Imagen

¡Larga vida a Albert!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s